Cómo dar y afrontar una retroalimentación laboral

Proporcionar y recibir retroalimentación es muy importante para la buena marcha de la empresa y es esencial saber cómo expresarlo, ya sea positivo o negativo.

Dar una retroalimentación positiva siempre resulta más sencillo y cómodo, aunque es necesario saber trasladar una retroalimentación negativa a tus empleados, aunque pueda resultar algo más costoso. Este proceso resultará beneficioso para la empresa y para el empleado ya que abrirá un canal de comunicación entre jefe y trabajador en el que se pueden poner soluciones a lo que se espera o no en el proceso de trabajo y mejorar todos estos procesos en los departamentos correspondientes.

Aquí unos consejos útiles:

PARA EL LÍDER:

  1. Empieza por ti mismo
    Como líder debes demostrar la profesionalidad suficiente como para demostrar que un cambio es posible para mejorar el trabajo personal. Para ello, es necesario comprometerse e informar al equipo de ello. Un estudio demuestra que comprometerse públicamente con un objetivo hará que sea más fácil cumplirlo, pues no nos gustará que nuestra imagen se contradiga. Empezar a modelar el comportamiento de uno mismo contribuirá a fomentar un cambio de cultura empresarial.
  1. Pon el foco en la reflexión
    La retroalimentación y la sinceridad no dan lugar a decir absolutamente todo lo que queramos sin ningún tipo de filtro. La intención de esta situación es crear una cultura de sinceridad y contribuir al desarrollo de otras personas para ser más eficaces y productivas. Se trata de compartir nuestras perspectivas de manera constructiva, no de soltar todo lo que tenemos dentro sin ningún tipo de sentido. Todo deber ir argumentado.
  1. Entiende cuando no hay que dar feedback
    Hay momentos en los que no se debe proceder esta retroalimentación. Situaciones en las cuales sólo queremos echar las culpas a un tercero o en momentos demasiado emocionales no es bueno dar feedback. Tampoco en contextos en los cuales nos centramos únicamente en la personalidad y no en las acciones, cuando las malas actuaciones están basadas en rumores o cuando ya se han dado demasiados comentarios en poco tiempo.
  1. Adoptar una mentalidad continua.
    De la misma manera que debemos alertar de las cosas negativas es indispensable hacerlo respecto a las positivas también. Asimismo, analizar qué funciona en estas comunicaciones es bueno para ir mejorando tal habilidad.

PARA EL COLABORADOR:

  1. Pide retroalimentación y realiza la escucha activa
    ¿Cómo podría actuar mejor? ¿Qué podría haber hecho de otra manera? Escuchar con atención lo que no están diciendo nos permitirá obtener información relevante, así como realizar las preguntas clave para proseguir con el discurso. Procesar primero la información que recibimos es importante para decidir luego como actuar. Y sobre todo, decir gracias ante este feedback.
  1. Aprende de los errores
    Como cualquier nueva habilidad, cometerás errores al inicio en cuanto al nivel de sinceridad y al tono de la conversación. Pero de cada error, aprendemos y debemos ser comprensivos con ellos. El feedback puede conllevar malentendidos porque se está involucrando a otras personas, pero no por ello debemos pensar que podemos saltar este paso del aprendizaje. El camino es largo en esta habilidad comunicativa.
  1. Rectifica
    Al cometer estos errores, como, por ejemplo, herir a alguien, es importante rectificar. Ante todo, pedir perdón, decir que ha sido un malentendido y explica cuál era realmente la intención del mensaje será bien valorado por el otro interlocutor.

Saber cómo enfocar una conversación orientada al feedback no es tarea fácil, requiere de mucho trabajo y esfuerzo. Pero es realmente importante en una empresa para mejorar en todos los procesos y departamentos. Poder comunicarse con sinceridad, atendiendo a las opiniones del otro siempre contribuirá a mejorar a nivel empresarial.


Fuente: https://www.equiposytalento.com/noticias/2016/03/16/como-dar-un-feedback-negativo


Previous Post

04 de febrero – Día mundial contra el cáncer

Next Post

Participación activa en tu comunidad