Éxito en la empresa

¿Podría un negocio salir adelante donde todos los empleados viven con problemas entre sí? ¿Podrá tener éxito una empresa donde no hay trabajo en equipo y cooperación? ¿Se podrá tener éxito sin pasión o amor?

Así que podemos decir que la importancia de los valores empresariales es que le brinda a la empresa las características necesarias para alcanzar sus objetivos. Además, una empresa con valores es una empresa con una cultura sana y empresarial. Con valores se llega más rápido a la meta y al cumplimiento de valores.

Los valores de una empresa y la sociedad

La importancia de los valores empresariales va más allá de la prosperidad de la empresa. Si se basa en ellos es lógico que los colaboradores serán personas de principios o valores, ya sean porque así han sidos formados en su casa o porque se adaptaron a los valores de la empresa. Entonces puedes imaginarte a tu equipo de trabajo como una máquina productora de personas valores para la sociedad. Pues ellos entran a la empresa sin valores o pocos, pero allí dentro adoptan los valores y lógicamente ellos no hacen vida solamente en la empresa, sino que salen hacer vida en la sociedad, en sus hogares, etc.

Por otro lado, ser una empresa que exija valores crea en la sociedad un patrón que los toma en cuenta.

Pues no es lo mismo que sepas que en cualquier empresa vas a encontrar trabajo sin importar el cumplimiento de normas, principios… que saber que una de las exigencias es contar con principios. Lógicamente la sociedad se va a preocupar más por trabajar en los valores.

Es como cuando vemos que los padres se preocupan porque sus hijos estudien. Lo hacen porque saben que allá afuera se exige un título para poder trabajar en ciertas áreas. Si como líderes cultivamos los valores en nuestros colaboradores, estoy seguro que más de un padre se va a preocupar por cultivar en sus hijos dichos principios.

Valores empresariales que pueden ser reglas

Como dije anteriormente no es necesario que un negocio exija personas con valores para saber que a tus hijos debes educarlo de tal manera, pero lamentablemente así es la vida. Es por eso que podemos hablar de los valores como reglas dentro de nuestra empresa. Sin embargo no todos los valores pueden ser reglamentarios, y aquí es donde hay que trabajar en convencer de corazón a las personas sobre que tener valor es algo bueno para sus vida y lo practiquen voluntariamente.

Un ejemplo muy claro de valores que pueden exigirse como reglas son la cooperación, el respeto, la responsabilidad, etc. Ya que para cooperar no necesariamente la persona tiene que querer, simplemente deben cumplir, al igual que el respeto que se puede exigir y la responsabilidad (ejemplo la puntualidad).

Sin embargo hay otros que no se puede exigir. Tenemos como modelo principal la pasión. No puedes obligar a tus colaboradores a que tengan pasión, como por ejemplo le exiges que lleguen puntualmente. Y es porque la pasión es algo que se lleva por dentro. Él puede trabajar como si tuviera pasión para engañarte, pero la verdadera pasión se lleva por dentro. Es aquí donde las reglas no son suficiente y es necesario que en casa se les enseñen a las personas a tener valores, y lógicamente en las empresas reforzar dichos valores e incluso buscar estrategias para despertar la pasión en quien no las tenga.

Fuente:
David Polo Moya
https://www.emprender-facil.com/valores-de-una-empresa/


Previous Post

Te cuidas tú, nos cuidamos todos

Next Post

Día de la Tortuga Marina